NOTICIAS

Boletín FISM Nº. 85 – Noviembre 2020
A todos los presidentes de las sociedades miembros del FISM y delegados en la Asamblea General FISM




Querido Sergio, querido amigo de la magia,

Como consecuencia de la pandemia que estamos sufriendo, los medios audiovisuales a nuestro alcance han provocado un auge brutal y un cambio radical en nuestras vidas. Como todas las cosas, este fenómeno tiene sus efectos negativos y positivos. Nuestra tarea debe ser el saber seleccionar todo lo positivo que nos conviene y descartar lo negativo utilizando el sentido común y apelando a nuestra inteligencia.

Está claro que, en las circunstancias actuales, la posibilidad de múltiples videoconferencias es la única herramienta que nos ayuda a romper barreras de las restricciones obligatorias de movilidad impuestas por nuestros respectivos gobiernos. Poder realizar reuniones de trabajo virtuales está ayudando de manera definitiva a la comunicación y al avance en la toma de decisiones consensuada en los grupos de gestión de la FISM tanto a nivel internacional como continental. Al igual que en la FISM, la mayoría de las asociaciones mágicas han desarrollado sus propias herramientas de comunicación virtual, brindando todo tipo de opciones a sus miembros. Desde encuentros informales online, hasta congresos virtuales con conferencias, trabajo en equipo, mesas redondas, maratones de espectáculos e incluso concursos locales. Todas estas iniciativas merecen no sólo nuestro más ferviente apoyo, sino que también debemos incentivarlas, creando plataformas de comunicación global con todos los medios disponibles.

En esta línea de pensamiento, la plataforma recién creada “UNITED MAGICIANS FOR THE WORLD” ha sido un rotundo éxito y ha servido para demostrar que estamos globalmente unidos y preparados para soportar la pandemia durante el tiempo que sea necesario, cada uno de nosotros ayudando dentro de nuestras posibilidades para superar estos tiempos difíciles.  “Nuestra tarea debe ser el saber seleccionar todo lo positivo que nos conviene y descartar lo negativo utilizando el sentido común y apelando a nuestra inteligencia.”  Pero hay que tener cuidado con el efecto negativo que conlleva la situación actual. Es lo que los expertos denominan “efecto Cocooning” Cocooning es el nombre que se le da a la tendencia del individuo a socializar cada vez menos y a encerrarse en su casa, que se convierte en su fortaleza.

A lo largo de la historia de la humanidad, ha habido pandemias con efectos devastadores. Todas las pandemias sufridas han tenido un principio y un final, como ocurrirá con COVID. Pensar que nunca será posible volver a la normalidad es pensar que los teatros, los palacios de congresos, los estadios olímpicos, los centros comerciales, etc. desaparecerán todos. Esta visión catastrófica y pesimista del futuro inmediato solo puede provenir de mentes frustradas que quieren aprovechar el desconcierto actual para su beneficio futuro.   “Cocooning es el nombre que se le da a la tendencia del individuo a socializar cada vez menos y a encerrarse en su casa, que se convierte en su fortaleza”  La trayectoria histórica de la FISM tiene una riqueza impresionante, un peso específico en el mundo del arte de la magia y debe seguir conservándola, valorarla y seguir avanzando, al menos manteniendo el mismo nivel de calidad que tenemos ahora. ¿Alguien puede imaginar competiciones olímpicas online, en diferentes estadios y con diferentes condiciones en las instalaciones? ¿Alguien se imagina que un campeonato mundial de magia pueda celebrarse virtualmente, logrando el mismo grado de calidad y garantizando condiciones de igualdad de criterios y ofreciendo las posibilidades necesarias para una competición justa?

Está claro que apresurarnos a abordar un tema de tanta importancia sería un grave error que no podemos permitirnos.  La paciencia, en estos casos, es nuestra mejor virtud para afrontar la situación, pero no significa quedarnos de brazos cruzados esperando que vuelva la nueva normalidad. Significa estar más activo que nunca, hacer todas las acciones posibles para ayudar a que la comunidad mágica no sea olvidada. Crear o patrocinar iniciativas que ayuden a jóvenes magos, magos profesionales o clubes con problemas. Tenemos mucho trabajo por delante mientras esperamos ansiosos el fin de la pandemia actual.  “¿Alguien se imagina que un campeonato mundial de magia pueda celebrarse virtualmente, logrando el mismo grado de calidad y condiciones de igualdad de criterios y posibilidades para una competición justa?”  La iniciativa vivida en el último congreso virtual de UMW (United Magicians for the World) ha demostrado que la comunidad mágica mundial está preparada para afrontar cualquier situación. La participación desinteresada de los mejores magos del mundo en esta maratón audiovisual, las donaciones voluntarias para ayudar a los jóvenes magos a participar en el próximo WCM y los miles de seguidores virtuales que ha tenido demuestran una vez más que unidos, podemos hacer flotar la bola del mundo en nuestras manos, tal como se refleja en nuestro logo FISM.  “La paciencia, en estos casos, es nuestra mejor virtud para afrontar la situación, pero no significa quedarnos de brazos cruzados esperando que vuelva la nueva normalidad.”  El arte de la magia se basa en la interacción con el público, logrando no solo asombrarlos, sino también hacer aflorar todas sus emociones. El arte de la magia se basa en el contacto cara a cara, creando reacciones espontáneas del espectador. Las presentaciones en línea pueden acercarse bastante a este ideal, pero nunca pueden reemplazar el poder de un espectáculo en vivo. Las teorías de los grandes maestros de la magia, como los famosos “Cinco puntos mágicos” de Juan Tamariz, los estudios de Ascanio, S.H. Sharpe, Eugene Burger, Eberhard Riese, Max Maven y tantos otros genios de la magia se basan en el contacto directo entre el mago y el espectador.

No perdamos nuestra gran herencia mágica por no tener paciencia! Saludos Cordiales,


Domenico Dante
Presidente Internacional